Principal  /  Actualidades  /  Todas las actualidades trabajos

Una barrera protectora integrada en el conjunto histórico

 

En el futuro, la torre Eiffel estará protegida por una barrera ultratransparente, constituida principalmente de vidrio. Este cierre garantizará la seguridad de todos sin impedir el disfrute de la perspectiva histórica.

Desde la UEFA Euro 2016, la torre Eiffel está rodeada por un dispositivo de seguridad provisional con barreras y puertas dobles. Entre septiembre de 2017 y julio de 2018, estas instalaciones tan poco estéticas serán sustituidas progresivamente por un cierre mejor adaptado al entorno y capaz de devolver todo su esplendor a la perspectiva histórica Trocadero-Escuela Militar. La nueva barrera deberá proteger a la vez a los visitantes y a los empleados de la Torre, pero también canalizar mejor los flujos de entrada sin desvirtuar en ningún momento el conjunto histórico.

Un vidrio protector para preservar la perspectiva histórica

Se ha optado por instalar un cierre principal de vidrio de 3 m de alto en la perspectiva histórica Norte-Sur (es decir, por el lado del Quai Branly y de la Avenue Gustave Eiffel, que pasará a ser peatonal). El vidrio, con un espesor de 65 mm, es resistente, especialmente contra las balas, y de una gran claridad. Una transparencia prácticamente absoluta es indispensable si se quiere respetar la perspectiva entre el Trocadero y la Escuela Militar, que pasa por debajo de los pilares de la Torre.

La explanada seguirá siendo gratuita

Los accesos a la explanada, que seguirán siendo gratuitos, y a la Torre, se trasladarán al eje Este-Oeste, donde se encuentran los jardines originales, recuperando así la vocación original de estas zonas de paseo. Los árboles centenarios de estos jardines protegidos acompañarán al visitante en su recorrido hasta los pies de la torre Eiffel.

En la prolongación de la pared de vidrio, unas casetas de recepción y de seguridad gozarán de la misma protección de vidrio ultratransparente, que limitará también su impacto visual. Alrededor de estas entradas, una verja de acero Corten tomará el relevo de la de vidrio. Este metal de color marrón oscuro se distingue por su cambio de aspecto a medida que envejece. La verja tendrá una altura de 3,24 m, en homenaje a los 324 metros del monumento, y reproducirá además, de una forma estilizada, el diseño de la torre Eiffel. Las taquillas seguirán estando a los pies de la Torre, dentro del perímetro protegido. Por último, habrá 380 bolardos de seguridad alrededor de todo el monumento para protegerlo contra el acceso indeseado de vehículos. Algunos de ellos serán retráctiles para permitir el paso de los vehículos de reparto, obras públicas o emergencia.

Varias fases para no sobrecargar el conjunto en ningún momento

Para evitar al máximo las molestias, en particular el ruido, el número de entregas se limitará antes de las 7:30 de la mañana. La obra propiamente dicha estará protegida por una empalizada de 3 m de altura rematada con cubiertas antirruido. De este modo, quedarán totalmente aisladas del público. La circulación de peatones alrededor del monumento se organizará según vayan avanzando las obras. Para no sobrecargar el conjunto de forma duradera, las obras se desarrollarán en varias fases sucesivas. Deberían empezar por los jardines, continuar con la Avenue Gustave Eiffel y, por último, el Quai Branly.

 

 

Volver
arriba