Principal  /  Todo saber sobre la torre Eiffel  /  Gustave Eiffel

Gustave Eiffel

La torre no es la única creación de Gustave Eiffel. Este apasionado y auténtico genio ha sabido superar sus propios límites para legarnos monumentos como la Cúpula del Observatorio de Niza, la estructura metálica de la Estatua de la Libertad o incluso el Puente de Hierro de Burdeos.

 

Gustave Eiffel : un ingeniero apasionado

Gustave Eiffelmasque photo
Gustave Eiffel

Ingeniero de formación, Eiffel fundó y desarrolló su empresa especializada en carpintería metálica, cuyo mayor logro fue la Torre Eiffel. Dedicó los últimos treinta años de su vida a la investigación experimental.

Nació en Dijon (Francia) en 1832. Terminó sus estudios en la Escuela Central de las Artes y las Manufacturas en 1855, el mismo año de la primera gran Exposición Universal celebrada en París. Después de pasar unos años en el Sudoeste de Francia, donde supervisó las obras del importante puente ferroviario de Burdeos, en 1864 se instaló por su cuenta como "constructor", es decir, como empresario especializado en la carpintería metálica. Su magnífica carrera como constructor se vio marcada por la obra del viaducto sobre el río Duero, en Oporto, más tarde por la del Garabit en 1884, así como por la estación de Pest en Hungría, la cúpula del Observatorio de Niza y la ingeniosa estructura de la Estatua de la Libertad, antes de culminar en 1889 con la Torre Eiffel. Esta fecha marca el final de su carrera como empresario.

Un legado internacional

statue-liberte-gustave-eiffelmasque photo
Estatua de la Libertad

Eiffel construyó cientos de obras metálicas de todo tipo por todo el mundo.

Eiffel construyó por todo el mundo cientos de obras metálicas de todo tipo. Si bien los puentes, y en concreto los puentes ferroviarios, fueron su campo de trabajo preferido, también se forjó un nombre en el campo de la carpintería metálica y las instalaciones industriales. Marcó su carrera con un gran número de construcciones exquisitas, entre las cuales se encuentran dos viaductos casi gemelos, el de Oporto y el de Garabit en el Cantal, así como dos obras donde la inventiva de la empresa pudo dar rienda suelta a su imaginación, tales como los puentes "portátiles", vendidos en "kits" por todo el mundo, la estructura de la Estatua de la Libertad en Nueva York y, por supuesto, la Torre Eiffel.

Panamá: un proyecto faraónico y... desastroso

Canal de Panamamasque photo
Canal de Panamá

En 1887, Eiffel había aceptado construir las esclusas del Canal de Panamá, una gigantesca empresa mal administrada por Ferdinand de Lesseps que terminó convirtiéndose en el mayor escándalo financiero del siglo.

Es el contrato más importante y también el más arriesgado de toda su carrera como empresario. Dado los riesgos asumidos, consiguió enormes ventajas financieras y sólidas garantías, que le permitieron recaudar su beneficio desde el inicio de las obras. A pesar de la diligencia de Eiffel, la liquidación de la Compañía del Canal el 4 de febrero de 1889 dio lugar a su inculpación para estafa, junto a Lesseps padre e hijo, y más tarde a una condena de dos años de prisión y a una multa de 2.000 francos, aunque realmente no se le podía acusar de nada. Profundamente tocado en su dignidad y su honor, se retiró del mundo de los negocios. El Tribunal de Casación anuló el juicio alegando la prescripción de los hechos imputados, con lo que se ponía fin a cualquier acción legal.

Una vuelta a los orígenes: la investigación científica

souffleriemasque photo
Ventilador

Después de retirada tras el escándalo de Panamá, Eiffel consagró los últimos treinta años de su vida a una fructífera carrera científica.

En primer lugar, se dedicó a encontrarle una utilidad a la torre, que sólo se había construido para un periodo de veinte años. La utilizó para realizar experimentos sobre la resistencia del aire, como estación de observación meteorológica y principalmente como antena gigante para transmisiones de radio. Al mismo tiempo que recogía datos meteorológicos en las estaciones instaladas en sus distintas propiedades, continuó sus estudios sobre aerodinámica construyendo un túnel de viento a los pies de la torre, y después uno más importante en 1909 en rue Boileau, París. Este último todavía sigue funcionando. Murió el 27 de diciembre 1923 a la edad de 91 años.

 

Volver
arriba