Gustave Eiffel

¿Quién era Gustave Eiffel?

Viernes 10 Mayo 2019

Modificado el 07/08/19

Gustave Eiffel tuvo el rarísimo privilegio de gozar de fama mundial gracias a la Torre que lleva su nombre. Pero ¿quién fue en realidad? Por Bertrand Lemoine.

El nombre de Gustave Eiffel se hizo famoso cuando la Torre se elevó hasta los cielos de París. Pero ya se había labrado una sólida reputación en el mundo de la construcción metálica, como ingeniero y empresario. Nació en 1832 en Borgoña, donde su madre tenía un negocio de carbones. Su familia, originaria de Renania, llevaba un apellido alemán: Boenickhausen. Desde hacía algún tiempo, había adoptado el apellido de Eiffel, en recuerdo del macizo montañoso de su región de origen; un cambio que no se hizo oficial hasta 1879. 

Un talento precoz de líder

El joven Gustave, que era buen en ciencias, ingresa en una prestigiosa escuela de ingenieros, la École Centrale des Arts et Manufactures (Escuela Central de Artes y Manufacturas). Después estudiar durante tres años, saca a la luz su faceta de vividor, enérgico e indisciplinado y deja la escuela en 1855, año de la primera Exposición Universal de Francia. Como su tío tiene una fábrica de pinturas, empieza a trabajar en la industria química. Pero un desacuerdo familiar lo aparta de ese camino, y encuentra empleo con un ingeniero constructor, Charles Nepveu, donde enseguida empieza a asumir responsabilidades. Después de pasar por una compañía ferroviaria, a los 26 años se encarga de la dirección de la obra de una de las mayores obras de arte de la época, el puente ferroviario de Burdeos sobre el río Garona. Ahí es cuando hace gala de su talento de organizador y líder, incluso salva a un obrero de ser ahogado.
 

Photo Viaduc Porto
El viaducto Maria Pia, Oporto 

Una carrera fructífera antes de la Torre

Después de algunos trabajos en el sudoeste de Francia, decidió echar a volar y fundó su propia empresa a la edad de 32 años, primero como ingeniero consultor y luego como constructor especializado en la construcción metálica, cuando los ferrocarriles estaban en auge. Su primer gran éxito es la construcción, en 1867, de dos viaductos sobre el río Sioule en el centro de Francia. Después de la guerra de 1870, intenta exportarse a Perú y Chile, con el apoyo de un socio, pero enseguida renuncia a ello. Luego, en 1875, llegan dos encargos importantes: la estación del Oeste en Pest (Hungría) y el viaducto Maria Pia en Oporto, diseñado por su nuevo socio, el ingeniero Théophile Seyrig. Seguirá una larga lista de construcciones metálicas, puentes y armazones, que constituyen otros tantos éxitos, principalmente en Francia, pero también en Portugal, España y Rumanía. Eiffel demuestra ser hábil como negociador y como empresario, sin duda más que como un ingeniero experto, aunque aporta una serie de innovaciones en los principios de montaje de estructuras o en construcciones inventivas, como el armazón de la Estatua de la Libertad de Nueva York, la cúpula móvil del Observatorio de Niza o los pequeños puentes vendidos en paquete.

A los 51 años, comienza la aventura de la torre de 300 metros

En 1884, a los 51 años, Eiffel ha llevado a su empresa al 4º o 5º puesto de las empresas francesas del sector. En ese momento, sus dos principales ingenieros, Émile Nouguier y Maurice Koechlin, quien sustituyó a Seyrig en la dirección de los estudios, proponen la idea de una torre de 300 metros. El gran mérito de Eiffel será haber sabido dar cuerpo a esta idea que, en principio, parecía utópica. Después del éxito de la Torre, Eiffel se ve involucrado en el escándalo del canal de Panamá, para el cual había empezado a construir diez esclusas gigantes. Este doloroso episodio significa para él el final de su carrera de empresario, pero también el inicio de una nueva aventura. Invierte entonces una parte de su apreciable fortuna, y dedica básicamente su tiempo y energía a varios estudios de investigación científicos, inicialmente destinados a demostrar la utilidad de la Torre. Se revela entonces como un verdadero sabio, uno de los pioneros de la meteorología, la aerodinámica y radiotelegrafía. Fallece a los 93 años, rodeado de una numerosa descendencia y convertido en un personaje de fama mundial gracias a la Torre que lleva su nombre.

Photo Gustave Eiffel et son équipe Gustave Eiffel (centre) et ses collaborateurs © Collection Tour Eiffel

Bertrand Lemoine es arquitecto ingeniero e historiador. Ha sido director de investigación en el CNRS y director general del Taller Internacional del Gran París. Es un especialista reconocido internacionalmente de la historia y actualidad de la arquitectura, la construcción, la ciudad y el patrimonio en los siglos XIX y XX, especialmente de París, el Gran París y la Torre Eiffel. Es autor de 43 obras y de varios cientos de artículos sobre estos temas. Actualmente, es asesor sobre cuestiones arquitectónicas, urbanas, digitales y energéticas.

Photo Bertrand Lemoine

¿Este artículo le ha gustado? ? Compártalo.

Reservar una entrada

Gane tiempo, compre sus entrada en línea

Horarios & Tarifas

Hoy  :
09:30 - 23:45

Tarifa  :
25.50€

Descubra la visita ascendente más espectacular de París a una tarifa máxima de 25,50€ (entrada de adulto, acceso a la cima por ascensores).