Foto del intermediario para subir a la cima

¿Cómo eran los ascensores en los inicios de la torre Eiffel?

Martes 20 Agosto 2019

Modificado el 21/08/19

Acoger público a más de 300 metros de altura exigía equipar a la torre Eiffel con ascensores perfeccionados, rápidos y seguros a la vez. En 1889, sus 5 ascensores eran los más altos y sofisticados del mundo. Por Bertrand Lemoine.

En 1889, el ascensor era una gran novedad y una proeza tecnológica. Apenas había edificios dotados de ellos, pese a que ya empezaban a verse en las primeras torres americanas. Gustave Eiffel había previsto tres sistemas diferentes para acceder a la torre, todos ellos impulsados por energía hidráulica, con depósitos de agua instalados en cada piso.

Cuatro ascensores de cabinas dobles superpuestas accedían al primer y segundo pisos, desplazándose sobre raíles instalados oblicuamente en los pilares. Los pilotaban conductores sentados en pequeños asientos situados en el exterior de las cabinas. Dos de ellos, de la firma americana Otis e instalados en los pilares norte y sur, tenían un sistema de tracción por cables con un contrapeso de hierro fundido, disponían de un dispositivo de seguridad que los detenía si se rompía un cable o la velocidad era demasiado elevada. 

Un intermediario para subir a la cima

Los otros dos ascensores, en los pilares este y oeste, fueron construidos por Roux, Combaluzier y Lepape. Estaban accionados por unos pistones hidráulicos articulados instalados al pie de los ascensores. Entre el segundo y tercer pisos, el ascenso se realizaba mediante un ascensor hidráulico vertical construido por Edoux. Las dos cabinas estaban equilibradas: cada una recorría solamente la mitad de la altura, de forma que había que cambiar de cabina en un rellano intermedio para realizar el ascenso completo. 

La fuerza motriz de los cinco ascensores procedía de una máquina de vapor instalada en el pilar sur y cuyo humo era evacuado a través de una chimenea de ladrillo de 12 metros de altura, construida en los jardines cercanos al pilar oeste. Un túnel unía la máquina al pilar sur para canalizar los tubos de evacuación del humo. La chimenea sigue siendo la misma, a pesar de que actualmente está en desuso.

Más información sobre los ascensores de la torre Eiffel.

Photo ascenseur historique Otis Collection Tour Eiffel

Bertrand Lemoine es arquitecto ingeniero e historiador. Ha sido director de investigación en el CNRS y director general del Taller Internacional del Gran París. Es un especialista reconocido internacionalmente de la historia y actualidad de la arquitectura, la construcción, la ciudad y el patrimonio en los siglos XIX y XX, especialmente de París, el Gran París y la Torre Eiffel. Es autor de 43 obras y de varios cientos de artículos sobre estos temas. Actualmente, es asesor sobre cuestiones arquitectónicas, urbanas, digitales y energéticas.

Photo Bertrand Lemoine

¿Este artículo le ha gustado? ? Compártalo.

Reservar una entrada

Gane tiempo, compre sus entrada en línea

Horarios & Tarifas

Hoy  :
09:30 - 23:45

Tarifa  :
25.50€

Descubra la visita ascendente más espectacular de París a una tarifa máxima de 25 € (entrada de adulto, acceso a la cima por ascensores).