Frise des 72 savants

Los 72 nombres inscritos en la Torre Eiffel: ¿quiénes y por qué?

Jueves 18 Junio 2020

Modificado el 18/06/20

Gustave Eiffel mandó inscribir en el friso que rodea el primer piso de la Torre los nombres de 72 sabios. Pero ¿cómo los eligió y con qué intención? Por Bertrand Lemoine.

El primer piso está rodeado de una amplia viga continua, marcada por el ritmo de las ménsulas que sostienen el balcón que lo rodea. En los intervalos dispuestos de esta forma, Gustave Eiffel mandó inscribir nombres de sabios, escritos en letras mayúsculas doradas, de 60 cm de alto y, por tanto, lo suficientemente grandes como para leerlos desde el suelo. De este modo, se inscribieron 18 nombres a cada lado, en un orden aleatorio. Eiffel colocaba así su Torre bajo los auspicios de la ciencia y del progreso, en el marco del centenario de la Revolución Francesa, y de los que su Torre era una de las expresiones más visibles. Ya que la elección de estos sabios e ingenieros respondía a una serie de consideraciones. Todos ellos son franceses que vivieron y trabajaron entre 1789 y 1889. Todos ya habían fallecido en el momento de inauguración de la Torre, excepto Hippolyte Fizeau, desaparecido en 1896 y a quien se debe la medida precisa de la velocidad de la luz. El químico Chevreul había muerto 9 de abril de 1889 a la edad de 103 años. El más joven era el general Perrier, geógrafo y matemático, nacido en 1833 y fallecido en 1888.

Un panteón científico

Hay allí hombres de ciencia como Ampère o Gay-Lussac, ingenieros-constructores como Flachat o Polonceau, especialistas en ferrocarriles como Perdonnet o Clapeyron, industriales como Schneider para el acero o Vicat para el cemento, contratistas o industriales como Seguin (especialista en puentes colgantes), Triger (especialista en cimentaciones fluviales) o incluso Cail o Gouin (constructores que fueron competidores de Eiffel durante mucho tiempo), y planificadores como Belgrand (responsable de la red sanitaria de París). Todas las disciplinas están representadas: las matemáticas (Cauchy, Fourier), la disciplina más representada con 17 nombres, la física (Lavoisier, Fresnel, Laplace), la mecánica (Navier), la astronomía (Le Verrier), la agronomía (Chaptal), la electricidad (Coulomb), las ciencias naturales (Cuvier), la química (Lavoisier), la mineralogía (Haüy), la medecina (Bichat) e incluso la fotografía (Daguerre) y la aeroestación (Giffard). Unos 34 son politécnicos. 

Frise des 72 savants
© SETE_AlexandreNestora

No más de 12 letras

Otro criterio fue la longitud de los nombres. Teniendo en cuenta el espacio disponible, ninguno de ellos podía tener un apellido de más de doce letras (Lechatellier). Por esa razón, varios sabios quedaron excluidos, como Étienne Geoffroy-Saint-Hilaire. Y, lamentablemente, no se encuentra ninguna mujer entre estos 72 nombres.

Al llevar esta corona de nombres de científicos ilustres, la Torre Eiffel se convierte en una especie de panteón científico que celebra el poder del espíritu humano y no solo el de las tecnologías de la construcción y de la industria.
 

Bertrand Lemoine es arquitecto ingeniero e historiador. Ha sido director de investigación en el CNRS y director general del Taller Internacional del Gran París. Es un especialista reconocido internacionalmente de la historia y actualidad de la arquitectura, la construcción, la ciudad y el patrimonio en los siglos XIX y XX, especialmente de París, el Gran París y la Torre Eiffel. Es autor de 43 obras y de varios cientos de artículos sobre estos temas. Actualmente, es asesor sobre cuestiones arquitectónicas, urbanas, digitales y energéticas.

Bertrand Lemoine

¿Este artículo le ha gustado? ? Compártalo.

Reservar una entrada

Gane tiempo, compre sus entrada en línea

Horarios & Tarifas

Hoy  :
09:30 - 23:45

Tarifa  :
25.90€

Descubra la visita ascendente más espectacular de París a una tarifa máxima de 25,90€ (entrada de adulto, acceso a la cima por ascensores).