ça tourne à la Tour : du 17 avril au 1er juillet 2017

Del 17 de abril al 1 de julio de 2018, vive una experiencia de cine

Lunes 16 Abril 2018

Modificado el 22/05/18

Ven a poner a prueba efectos especiales a escala natural en la primera planta de la Torre Eiffel, a partir del 17 de abril y hasta el 1 de julio de 2018, dentro del marco de la actividad: «Effets spéciaux: ça tourne à la Tour!» (Efectos especiales: ¡se rueda en la Torre!).

Incrustación colectiva, picado vertical y photocall específico, a partir del 17 de abril de 2018, te podrás poner en la piel de un actor profesional. El espacio reservado a esta exposición en la primera planta, te sumerge en la historia de la Torre y del séptimo arte. A continuación, se proponen tres experiencias interactivas.

El primer taller permite comprender el principio de la incrustación colectiva o cómo mezclar la realidad con lo virtual. En este taller, caminarás sobre un fondo verde y, a continuación, serás incrustado directamente en un decorado de síntesis. En la imagen, parecerá que caminas sobre una viga de la torre. ¡De vértigo!

Al estilo de la película muda de 1907 de Segundo de Chomón titulada Les Kiriki, acrobates japonais (Los Kiriki, acróbatas japoneses), la segunda experiencia, «¡Convíertete en acróbata!», te permitirá conocer de primera mano la técnica del plano picado vertical, muy utilizado en las películas de superhéroes y ciencia-ficción. Tumbado en el suelo, jugarás con las imágenes proyectadas, imaginando mil y una piruetas. Una cámara instalada a cierta altura y a la cual se ha modificado el ángulo de toma, endereza la imagen. Resultado: cual Spiderman, desafiarás a la gravedad. 

Por último, cita en el photocall para posar en un decorado de cine. Actor neófito o consagrado, te invitamos a tomarte una foto deslizando tu rostro en los marcos con un diseño inspirado en una claqueta de rodaje. De ti depende que compartas tu mejor selfie en las redes sociales con el hashtag #çatournealatour. 

Para los aficionados y aficionadas a la gastronomía, se ha instalado un bar con mesas tipo bistrot y sillas de director. Con un menú «de cine»: palomitas, golosinas, helados, refrescos, etc.
¡Todas las actividades proceden de la exposición «Effets spéciaux, crevez l’écran!» (Efectos especiales: ¡causa sensación!), que actualmente se puede ver en la Ciudad de las Ciencias y la Industria. 
 

Este año, la Torre salta al mundo del cine

¡Qué (bonita) historia de amor entre la Torre Eiffel y el cine! Una relación que ya dura 120 años. Casi recién estrenada sobre el cielo parisino, en 1898, seduce a los hermanos Lumière y Georges Méliès. Desde entonces, la llama nunca se ha apagado. Para celebrar los estrechos vínculos que unen a la Dama de hierro francesa con este arte, otros dos grandes eventos —además de la actividad «Effets spéciaux : ça tourne à la Tour!»—, harán vibrar la Torre. En julio, despliegue de lentejuelas y alfombra roja en la terraza de la primera planta. Tumbonas, palmeras, proyectores, bares de cócteles, etc., este verano la Torre será «The place to be». En otoño, los visitantes más jóvenes serán los protagonistas. La Torre organizará un ciclo de cine juvenil con motivo del estreno de dos películas de animación para niños en octubre y noviembre y que tienen como artista invitada a la Dama de hierro.

Plan de actividades:

La Torre Eiffel y el cine: una larga historia

¡Una verdadera niña prodigio del cine! La Torre Eiffel todavía no había cumplido los 8 años cuando, en 1897, los hermanos Lumière instalaron aquí su cámara. Se colocó en el ascensor y filmó el ascenso, a través de la estructura metálica de la torre, el Palacio de Trocadéro, su explanada y sus jardines. La película, titulada «Panorama pendant l’ascension de la tour Eiffel» (Vistas durante el ascenso de la Torre Eiffel), se convertía en el primer travelling vertical del cine. Así hizo su debut en el cine la Dama de hierro.
Desde el mismo momento de su inauguración, se habla de cine en la Torre Eiffel: los principales inventores del cine se encuentran durante la Exposición universal. Fue aquí donde Etienne-Jules Marey presentó a Thomas Edison los principios básicos de su cronofotógrafo, en el que posteriormente se inspiraría Edison para inventar el kinetógrafo y el kinetoscopio (cámara y aparato de visionado, respectivamente).
Georges Méliès, otro pionero, la mostró en Images de l'exposition 1900 (Imágenes de la exposición de 1900). Desde entonces, la venerable Dama no ha dejado de ser fuente de inspiración para numerosos cineastas. Está tan vinculada a la aventura del cine que Gustave Eiffel decide convertirse en socio comanditario de la empresa creada por Léon Gaumont en 1895. 

Acción, amor, ciencia ficción…, la Torre flirtea con todos los géneros

A lo largo de todo el siglo XX, la Torre aparece en obras cinematográficas de todos los géneros y se convierte, a los ojos del mundo, en el símbolo de París y de Francia.
De Zazie en el metro a James Bond, de París dormido a Superman, la Torre Eiffel protagoniza intervenciones estelares en numerosas películas. Pasea su estilizada silueta por decenas de películas donde la acción invade sus lugares más recónditos, desde su maquinaria subterránea a la cima. 

La Torre Eiffel debe su primera consagración a Louis Feuillade y a su comisario Juve, que escala valientemente el monumento en persecución de Fantômas, en 1914. En 1923, en París dormido de René Clair, salva a algunos afortunados de las manos del rayo de la muerte. También en 1923, en El fin del mundo, Abel Gance escenifica la destrucción de la Tierra por un meteorito, una catástrofe de la que la Torre Eiffel tampoco se libra.

Desde entonces, ha desempeñado un papel simbólico en muchas películas apocalípticas y es presa de numerosos ataques extraterrestres. Desde La guerra de los mundos (1953) a Mars Attack e Independance Day (1996), pasando por Men in Black (1997) y Armaggeddon (1998), la ciencia ficción y el género fantástico la adoran. En 2005, se transforma en cohete para Tomorrowland: El mundo del mañana de Brad Bird. Y también inspira a Tardi y a Luc Besson para Adele y el misterio de la momia en 2009.

En las películas, suele ser objeto de ascensión: Alain Pol filmó el ascenso de cuatro alpinistas en A l'assaut de la tour Eiffel (Al asalto de la torre Eiffel). Algunos años más tarde, en 1994, otra ascensión quedará grabada en la memoria de los cinéfilos más jóvenes: la de Mimi Siku, el pequeño protagonista de Un indio en París, de Hervé Palud. 

Sin embargo, siempre se ha inclinado más por el amor. En Ninotchka de Lubitsch, en 1939, la glacial camarada Garbo descubre París, el champagne y la seducción de un aristócrata latin lover en este lugar. En 1959, eles el escenario del reencuentro de Fred Astaire con Audrey Hepburn en Funny Face. Se convierte para todo el mundo en el lugar mágico donde los enamorados conocen las delicias del vértigo.
Más recientemente, también ha inspirado al cine de Bollywood: en 2016, acogió el rodaje de la comedia romántica Befikre, primera película india rodada íntegramente en Francia y, más concretamente, en París. 

La Dama de hierro ya acumula más de 100 apariciones cinematográficas, bien en planos furtivos en barridos de cámara o bien como eje central de la intriga, en largometrajes, películas de animación, dibujos animados, series y documentales. Y esta fama no parece que vaya a desaparecer
 

En colaboración con:

logo Cité des Sciences

 

logo CNC

En partenariat avec

Logo Transpa Lux
Logo Make Up Forever

¿Este artículo le ha gustado? ? Compártalo.

Reservar una entrada

Gane tiempo, compre sus entrada en línea

Horarios & Tarifas

Hoy  :
09:30 - 23:45

Tarifa  :
25.50€

Descubra la visita ascendente más espectacular de París a una tarifa máxima de 25 € (entrada de adulto, acceso a la cima por ascensores).